Volver al blog

La historia de USM empieza en 1885 como una pequeña cerrajería y fábrica de metal a las afueras de Berna, Suiza, en un pueblo llamado Münsingen. Allí, Ulrich Schärer, su fundador, decidió establecer una marca que, a punto de cumplir 140 años, ha recorrido un largo camino desde que naciera en los verdes valles del país transalpino. Una marca que, a pesar de su éxito internacional, lleva sus raíces grabadas a fuego: Ulrich Schärer y Münsingen. USM.

USM y el vanguardismo de lo clásico

Pasado un tiempo, aquello que había surgido como una modesta fábrica familiar, se transformó bajo la visión de Paul Schärer Jr., nieto del fundador, quien, en los albores de la década de 1960, buscó modernizar la empresa. Un paso crucial que llevó a la colaboración con el arquitecto suizo Fritz Haller, una figura emblemática en la arquitectura suiza del siglo XX y que marcaría para siempre el devenir de USM. En 1961, Haller diseñó una estructura flexible, inspirada en la arquitectura, que se adaptaba a diversos procesos de fabricación, optimizando el funcionamiento de la empresa. A partir de ahí, se vio un nicho de mercado y Paul Schärer Jr. y Fritz Haller se propusieron probar suerte en el mundo del mobiliario. Al inaugurar la nueva fábrica, se habían dado cuenta de la carencia de muebles que se alinearan con la estética funcionalista del edificio. Esa necesidad impulsó la creación del sistema USM Haller, una innovación que ha redefinido los estándares internacionales del mobiliario contemporáneo y que se ha ido puliendo con los años hasta llegar a ser el diseño esencial que conocemos hoy día.

USM y el vanguardismo de lo clásico

Gracias a esta anécdota, la esencia de USM reside, precisamente, en la síntesis armoniosa entre su rica historia de arraigo a Münsingen y su capacidad para evolucionar con el tiempo. Una historia encuadrada en una narrativa de éxito empresarial desde las raíces. Un acontecimiento que nos recuerda que la innovación más vanguardista se encuentra, en ocasiones, en la tensión entre pasado y futuro; en la historia de una marca que abraza la evolución sin perder su esencia.

Elegancia contenida con la nueva edición especial en verde oliva

USM y el vanguardismo de lo clásico

Estos días, USM ha presentado su última propuesta de diseño: una edición especial en verde oliva del icónico sistema diseñado por Fritz Haller que catapultó a la marca. Esta exclusiva edición se compone de cuatro muebles de la colección USM Haller: carrito de servicio, mueble bajo, aparador y mueble alto. El verde oliva, con un equilibrio perfecto entre tonos cálidos y fríos, se revela como una elección versátil capaz de adaptarse a diversos estilos de diseño y de complementar una variedad de colores.

Un tono apreciado por su capacidad de adaptación a diferentes condiciones de iluminación: acogedor y atractivo bajo la luz del sol, elegantemente tranquilo bajo una luz más fría. Un tono cuyo origen orgánico añade propiedades calmantes y enraizantes, y su capacidad para combinar con materiales naturales como la madera y la piedra aporta profundidad y textura al diseño interior, encapsulando la dualidad entre lo nuevo y lo clásico, entre la originalidad nostálgica y la vitalidad fresca, entre Ulrich Schärer, Paul Schärer Jr. y Fritz Haller.

Autor: Yolanda Fotografías: Nombre del fotógrafo / Nombres de los productos
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Ver todos los resultados